Connect with us

Portada

El polémico cambio en el conteo por Covid-19 en Brasil: La presión de Bolsonaro por informar números “menos impactantes”

Published

on

 ADRIANO MACHADO (Foto: Reuters) Jair Bolsonaro durante una ceremonia hoy frente al Palacio de Alvorada, en Brasilia.

El Ministerio de Salud de Brasil rectificó este lunes el número de muertos y contagios por el coronavirus luego de la publicación el domingo de dos reportes con cifras divergentes, lo cual intensificó la polémica por la errática difusión de datos de la pandemia. Hoy el Tribunal Supremo Federal (STF) ordenó a esa cartera que vuelva a informar sobre el total de los casos de Covid-19 registrados en el país, no solo de los casos diarios, en contra de la nueva metodología empleada por el gobierno de Jair Bolsonaro para contabilizar las personas contagiadas.

Hasta la semana pasada, el Ministerio de Salud sumaba todas las muertes confirmadas el mismo día, independientemente de cuándo habían ocurrido. Sin embargo, la secretaría a cargo del general de Ejército Eduardo Pazuello (interino) decidió cambiar de sistema para informar solamente de las cifras referidas a las últimas 24 horas. Producto de ello las autoridades sanitarias de los estados de Brasil contabilizaron este lunes 849 muertes, 170 más que las 679 ofrecidas por el Ministerio de Salud, después del cambio de metodología exigido por Bolsonaro.

Según el diario O Estado de S. Paulo, el cambio en la divulgación de datos sobre la pandemia se produjo después de que Bolsonaro exigió un número de muertes por debajo de 1.000 por día. La solución fue separar las muertes que ocurrieron en las últimas 24 horas de las ocurridas en fechas anteriores, pero que solo se confirmaron en ese período.

“La estrategia del Palacio do Planalto es un intento de demostrar que no hay una escalada de la enfermedad fuera de control y, al mismo tiempo, señalar que existe una exageración de la prensa. La idea de Bolsonaro es mostrar que el número de muertes nunca fue superior a 1.000 por día, sino solo la consolidación de datos sobre pacientes que murieron en fechas anteriores”, apuntó el diario paulista.

Advertisement

En la misma línea, el diario Folha de S. Paulo aseguró hoy que el cambio repentino en el formato de los nuevos boletines de coronavirus, realizado el viernes pasado, provino de la cúpula militar frente al Ministerio de Salud. “La intención era presionar a los técnicos para que entregaran una plataforma con énfasis en números menos impactantes”, destacó el periódico. En ese sentido, Folha recordó que los boletines comenzaron a publicarse alrededor de las 22.00, cuando las ediciones de los principales diarios ya están cerradas y los noticieros de televisión ya se han emitido. Además, el sitio web del Ministerio de Salud con la información del Covid-19 se cayó. Ahora la cartera dijo que pretende divulgar los nuevos datos referentes al Covid-19 a las 18.00.

Pero las cifras son categóricas. Brasil superó las 1.000 muertes diarias por primera vez el pasado 19 de mayo. El día 3 de junio, batió el récord de víctimas mortales en tan solo 24 horas al registrarse 1.349. Fue ese mismo día cuando el gobierno de Bolsonaro retrasó varias horas la publicación de las cifras de la pandemia. Un día después, sucedió lo mismo al confirmar 1.473 nuevos fallecidos.

Ante las exigencias de Bolsonaro respecto al cambio de metodología, los principales medios de comunicación brasileños se aliaron para recopilar los datos sobre el coronavirus directamente en las secretarías de Salud de los estados para dar así los datos que el gobierno de Bolsonaro había optado por modificar. Así, O Estado de S. Paulo, G1, O Globo, Extra, Folha de S. Paulo y UOL publicarán las cifras de fallecidos y contagiados. «La misión del periodismo es informar. A pesar de la disputa natural entre medios, el momento actual de pandemia exige un esfuerzo para que los brasileños tengan el número más correcto de contagiados y fallecidos», destacó el director general de Periodismo del grupo Globo, Ali Kamel.

Voluntarios en favela de Río de Janeiro. Foto: Ellan Lustosa/ZUMA Wire/dpa.

© Ellan Lustosa/ZUMA Wire/dpa Voluntarios en favela de Río de Janeiro. Foto: Ellan Lustosa/ZUMA Wire/dpa.

Al igual que los principales medios de comunicación, el presidente del Congreso, el senador Davi Alcolumbre, comunicó el lunes que la comisión que sigue las medidas contra la pandemia en el país dejará de utilizar las cifras ofrecidas por el gobierno y trabajará con las divulgadas por las autoridades estatales para llevar a cabo las políticas contra el avance del Covid-19.

Advertisement

En su editorial de hoy, O Estado de S. Paulo sostiene que, si el ministro de Salud “tuviera algo de valor moral, el general Eduardo Pazuello habría renunciado al recibir la orden de esconder los números del Covid-19”. “Al maquillar los datos, el Presidente Bolsonaro y sus servidores en el Ministerio de Salud están violando las reglas básicas de transparencia en la administración pública”, comentó le medio.

Por su parte, el columnista de Folha, Hélio Schwartsman, afirmó que “el plan del gobierno federal de quebrar el termómetro en vez de actuar contra el Covid-19 es infantil e ineficaz”. “Incluso si el Ministerio de Salud dejara definitivamente de publicar datos sobre la evolución de la epidemia en el país o inventara fórmulas para falsificarlos, la sociedad no sería privada de información real”, concluyó.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply