Connect with us

Mundiales

Escrutinio oficial, aunque preliminar, confirma aplastante triunfo de Bukele

Published

on

El escrutinio preliminar del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador había llegado hasta la media noche de este domingo al 31,49 %, porcentaje mayoritariamente favorable al presidente Nayib Bukele (1.295.888 votos) que debe ser ratificados en un escrutinio final a las actas físicas, en las que se prevé que este efectivamente obtendrá una ventaja aplastante sobre sus contrincantes de 100 a 10.

«Hemos ganado la Presidencia de la República por segunda vez con más del 85 % de los votos», dijo Bukele ante centenares de sus seguidores en su discurso de victoria en el Centro Histórico de San Salvador.

Por atrás del partido Nuevas Ideas (NI), se coloca el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional(FMLN, izquierda) con 110.244 votos y la Alianza Republicana Nacionales (Arena, derecha), con 96.700 votos.

El ente electoral aún no brinda los estadísticas preliminares sobre el total de votantes y del abstencionismo.

Sobre los datos dados por Bukele, el magistrado del TSE Guillermo Wellman recordó que no son oficiales: «Nosotros somos los que damos los resultados oficiales», indicó a periodistas y al ser preguntado si eran o no oficiales los porcentajes manejados por Bukele.

Advertisement

«El árbitro somos nosotros (el TSE) y nosotros vamos a ir dando los resultados oficiales conforme se vaya desarrollando el escrutinio» y «lo que se diga fuera de aquí no es oficial hasta que nosotros no lo aseveramos», reiteró.

De confirmarse los datos, Bukele se convertiría el primer presidente de El Salvador en ser reelegido, a pesar de la prohibición constitucional, desde que el país dejó una dictadura militar de varias décadas y entró en democracia.

Guerra contra maras priorizó derechos de «gente honrada»

El presidente afirmó en un discurso, en el que se autoproclamó, que su guerra contra las pandillas o maras dio prioridad a los derechos de la «gente honrada», con lo que rechazó a sus críticos, entre los que señaló gobiernos, organismos internacionales y la prensa.

«Pasamos de ser el país más inseguro del mundo a ser el país más seguro de todo el hemisferio occidental, el país más seguro de todo el continente americano ¿y qué dijeron?: ‘está violando derechos humanos’», apuntó Bukele.

«¿Los derechos humanos de quién, de la gente honrada? No. Tal vez pusimos prioridad a los derechos de la gente honrada sobre los derechos de los delincuentes, eso es lo único que hemos hecho y es a lo que ustedes le llaman violar derechos humanos», les espetó.

Advertisement

La estrategia de seguridad de Bukele, y que sostiene su popularidad, se basa principalmente en un régimen de excepción que suspende garantías constitucionales, como la defensa jurídica de los detenidos.

Desde marzo de 2022, cuando se aprobó en el Congreso a petición del Ejecutivo, suman más de 76 mil detenciones, que el Gobierno dice son solo de pandilleros y colaboradores.

Dicho régimen, ampliado 22 veces por espacio de 30 días, también ha dejado más de 6.000 denuncias de atropellos, entre detenciones arbitrarias y torturas, además de unas 220 muertes de detenidos, según organizaciones humanitarias.

«Yo les pregunto a estos organismos, a estos gobiernos de naciones extranjeras, les pregunto a estos periodistas: ¿por qué desean que nos maten, por qué desean ver sangre de salvadoreños, por qué no están felices de que en nuestro país ya no corre la sangre que corría antes?», agregó Bukele.

A su juicio, las críticas que ha recibido son por que «simple y sencillamente le tienen miedo al poder del ejemplo».

Advertisement

«Los salvadoreños somos dueños de un país muy pequeñito, un país relativamente pobre, un país aún subdesarrollado, pero los salvadoreños le hemos dado el ejemplo al mundo entero, de que cualquier problema se puede arreglar si hay voluntad de hacerlo», subrayó.

Bukele, apenas dos horas del cierre de urnas y sin que acabaran de contarse los votos en los colegios electorales, se autoproclamó ganador con «más del 85 % de los votos».

De confirmarse los datos, Bukele sería el primer presidente desde que El Salvador dejó una larga dictadura militar y entró en democracia en reelegirse en un segundo mandato inmediato a pesar de la prohibición constitucional.

Bukele dice que «Dios quiso sanar» a El Salvador

Durante un discurso de casi 29 minutos y ante miles de sus seguidores, Bukele realizó fuertes reproches a los enviados especiales de los medios extranjeros, especialmente de España, y también aseguro, en referencia a organismos internacionales y a gobiernos de otros países, que «también quieren que se impongan que sean ateos».

«Dios quiso» sanar el país y que los ciudadanos decidieran «continuar el camino que llevamos en plena libertad y en plena democracia. Dios quiso sanar nuestro país y lo sanó», dijo y siguió: «Déjennos dar la gloria (a Dios) si así lo queremos. ¿En qué les afecta, en qué les molesta?. Tal vez les afecta el ejemplo porque tal vez las poblaciones de sus países, a los que les han metido el ateísmo, vuelvan a creer en Dios», exclamó.

Advertisement

Bukele aseguró que «gracias a Dios y gracias a este pueblo noble y unido, ustedes han visto como El Salvador pasó de ser el más inseguro» y «ahora, en estos próximos cinco años, esperan a ver lo que vamos hacer, porque seguiremos haciendo lo imposible y seguiremos demostrando al mundo el ejemplo de El Salvador», concluyó.

En una primera parte de su discurso, Bukele dijo que «no vamos a ser sus lacayos», dirigiéndose a la prensa de España durante un mitin en la explanada frente al Palacio Nacional horas después de autoproclamarse ganador de los comicios celebrados el domingo.